Protocolo de plaza

I. Objeto: El protocolo de plaza determina las reglas relativas al levantamiento de los castells que tiene que aplicar el jurado del Concurso de castells de Tarragona a la hora de valorar las construcciones de acuerdo con el apartado 2 del artículo 24 del reglamento del concurso de castells de Tarragona.
II. Inicio del castell: Se considera que una construcción empieza a levantarse y, en consecuencia, que no se puede desmontar sin contar como intento, en los siguientes casos:

El momento de empezar el castell es también el momento en que las gralles tienen que empezar a tocar. Antes del momento en que el castell empieza, si la colla levanta un piso por encima de la pinya, completa o parcialmente, y, acto seguido, lo desmonta, se considera como un pie desmontado. Una colla puede desmontar el pie del castell una sola vez en la misma ronda.
IIbis. Disposición especial en relación con la subida del castell en el caso de las estructures con el pilar al mig: En las estructuras con el pilar al mig, todos los castellers que conforman la estructura del pilar, menos el enxaneta, tienen que llegar a su posición subiendo por el mismo pilar, nunca por la estructura. En caso de que algún casteller no llegue a su posición de acuerdo con lo que dispone este punto, la construcción se considera como intento.
III. Castell cargado: Se considera que una construcción está cargada en los casos siguientes:

Una construcción levantada que no llega a cargarse se considera un intento, en el caso que finalmente caiga, e intento desmontado, en el caso de que pueda deshacerse sin caída. 
IV. Posición del acotxador: En el caso de las construcciones diferentes a los pilares, el acotxador tiene que colocar los pies de manera que cada uno de ellos repose sobre los hombros de un dos diferente. En caso de que la posición del acotxador sea incorrecta esto no afecta a la validez del castell, aunque implica una desvaloración con relación a una construcción del mismo tipo en que es correcta. En cualquier caso, el castell se considera intento cuando el acotxador no ha colocado como mínimo uno de los pies en la posición correcta.

V. La aleta: Para que una construcción se considere cargada correctamente el enxaneta tiene que hacer la aleta. La aleta consiste en levantar el brazo de manera ostensible en el momento de cargar el castell. La no realización de la aleta no afecta a la validez del castell, aunque implica una desvaloración con relación a una construcción del mismo tipo en que se realiza correctamente.

VI. Bajada del enxaneta y el acotxador: El enxaneta y el acotxador tienen que efectuar la bajada del castell de acuerdo con las previsiones siguientes:

La bajada incorrecta del enxaneta o el acotxador no afecta a la validez del castell, aunque implica una desvaloración con relación a una construcción del mismo tipo en que se realiza correctamente.
VII. Castell descargado: Una construcción se considera descargada cuando todos los miembros del piso que, con su subida, indiquen el inicio del castell, bajen hasta llegar a la pinya, el folre, las manilles o los puntals, en cada caso.
Si uno o más miembros se descuelgan del tronco del castell supone que la construcción solo se considere cargada. Se entiende por descolgado la caída libre de un casteller desde un piso superior al que determina la arrancada del castillo tal y como se estable en el artículo II, hasta la base de soporte del castell sea la pinya, el folre, las manillas y los puntals, en cada caso.
VIII. Intentos permitidos: Una colla puede no intentar una construcción en los siguientes casos:

En cualquier caso, las construcciones llamadas sense folre o sense manilles son compatibles en la misma actuación con las de estructura idéntica que tengan una configuración diferente de la base o una altura diferente.



Facebook  Twitter