Saltar al contenido principal

Concurso de grallas

La relación de las grallas (gralles) y los tamboriles (timbals) con los ‘castells’ ha sido inseparable, desde sus orígenes. Sin embargo, el paso del tiempo hizo que el antiguo ‘Ball de valencians’ evolucionara de la misma manera que lo hacían las grallas y los tamboriles. El baile, eliminando el ritual de la danza para despegar grandes torres o ‘castells’, y los instrumentos musicales, perfeccionándose cada vez más para lograr un repertorio más amplio y una mejor ejecución.

Con el paso del tiempo, encontramos una gran diversidad de formaciones de grupos de ‘grallers’ y ‘gralleres’ en cuanto al número de intérpretes, que siempre ha ido variando en función de las necesidades de cada grupo o, a veces, debido a la falta de intérpretes.

La gralla seca es la más típica y genuina por este ritual, pero a finales del siglo XIX se introducen también las grallas dulces o largas, de dos hasta cuatro o cinco clavos. Y en un momento dado, hace poco, también aparecen las grallas llamadas bajas.

Los tamboriles también han hecho su evolución y han pasado del primitivo tamboril de madera abrochado al tamboril de latón, hoy en día llamado “timbal de gralles”, que aparece justamente cuando las grallas se alargan.

El tradicional ‘Toc del castell’, que acompaña siempre la ejecución de los ‘castells’, también ha evolucionado y cada grupo lo interpreta con alguna característica propia rítmica o melódica que le da una personalidad diferente. En las partituras más antiguas siempre está escrito a dos voces y por grallas secas, confirmando la transmisión oral que nos había llegado de los viejos ‘grallers’. El ritmo que marca el tambor también nos ha llegado por tradición oral, aunque hoy ya lo podemos encontrar escrito tal y como lo tocaban algunos viejos tamborileros.

La expansión del fenómeno ‘casteller’, y también del mundo de la gralla y el tamboril, han cambiado, desde hace unos treinta años, el modelo que se había seguido hasta entonces. Ahora, los grupos crean escuela, mantienen músicos propios o contratan grupos de ‘grallers’ que les acompañan en las actuaciones. A menudo, el mantenimiento de los grupos propios pide mucho esfuerzo a los propios grupos y es una tarea que, a pesar de todo lo que se dedica, queda en un segundo plano.

La voluntad, pues, de este concurso, es valorar el trabajo que se hace desde el mundo ‘casteller’ para conseguir que el sonido de las grallas suene cada vez con más dignidad y fidelidad a los orígenes, y llenen las plazas de nuestro país cada vez que se levanta un ‘castell’. También poner de manifiesto que detrás de cada ‘aleta’ (toque de gralla cuando el o la ‘enxaneta’ corona la construcción) hay horas y horas de ensayos, quizá tantas como las necesarias para conseguir que el o la enxaneta levante la mano.

Para ayudar a difundir la música de las grallas y los timbales, proponemos valorar la interpretación que hacen los grupos de ‘grallers’ y ‘gralleres’ a la hora de levantar los ‘castells’ y también en el momento de entrar en la plaza donde actuarán.

Los criterios de valoración se centrarán en dos ámbitos: el estrictamente musical y la compenetración entre la música y la ejecución del ‘castell’. El jurado estará formado por expertos en el ámbito de la música de las grallas y los timbales, y del mundo de los ‘castells’.

• Participación

Formarán parte del concurso todos los grupos de ‘grallers’ y ‘gralleres’ en los que sus componentes lleven la camisa de su ‘colla castellera’.

• Premios

Cada día, de las tres jornadas de ‘castells’, se clasificarán tres grupos de ‘grallers’ y ‘gralleres’ finalistas que se anunciarán al final de cada jornada. Entre estos nueve grupos seleccionados a lo largo de las tres jornadas, el jurado elegirá los tres primeros premios del concurso que se entregarán el mismo domingo 6 de octubre.

Primer premio: 1.200€, incha de honor y diploma

Segundo premio: 800€ y diploma

Tercer premio: 500€ y diploma

El jurado puede declarar desierto cualquier premio o compartir el mismo premio dos grupos.

Valoraciones del concurso

ÁMBITO MUSICAL:

- Afinación de las grallas entre ellas.

- Técnica y estilo de ejecución de las grallas.

- Técnica y estilo de ejecución del tamboril.

- Equilibrio de volumen entre las distintas voces de las grallas.

- Equilibrio de volumen entre las grallas y los tamboriles.

- Interpretación y calidad estética.

 

EJECUCIÓN DEL ‘CASTELL’:

- Precisión en el aviso o entrada cuando el ‘castell’ se levanta.

- Se valorará especialmente que se inicie el ‘Toc del castell’ en el mismo momento que se considera que una construcción comienza tal y como determina el protocolo de plaza del ‘Concurs de Castells’.

- Precisión en la ejecución de la aleta.

- Se valorará especialmente que se inicie el ‘Toc d’Aleta’ con el trino cuando el o la ‘enxaneta’ estando a la espalda del ‘dos’ del ‘pom de dalt’ hace la acción de subir y se mantiene el trino hasta que el o la ‘enxaneta’ levanta el brazo en alto y se pasa a tocar la nota aguda.

- En el caso de los ‘pilars a l’antiga’ se ejecutará la nota aguda del toque de la aleta cuando el o la ‘enxaneta’ se pone los brazos en la cintura.

- Ejecución del ‘Toc de sortida’ en el momento adecuado en función de cada ‘castell’.

- Se valorará especialmente que se inicie el ‘Toc de sortida’ cuando éste se considere descargado según el protocolo de la plaza del ‘Concurs de Castells’. En las estructuras de gran envergadura (con ‘folre’ i ‘manilles’…) se podrá iniciar el ‘Toc de sortida’ más tarde para acompañar musicalmente la estructura del ‘castell’.

- Se valorará que la interpretación sea en consonancia con la construcción del ‘castell’ y no sea mecánica.

 

DESTACAMOS

- Se valorará por igual las ‘colles de grallers o gralleres’ que sólo utilicen grallas secas, de las que utilizan dulces o también bajas.

- Será causa de penalización los grupos que utilicen instrumentos de percusión no propios a la formación tradicional mencionada.

- Habrá que entrar en la plaza con el tradicional ‘Toc d’entrada a plaça’.

- Terminada la ejecución de los ‘castells’, torres y ‘pilars’ también se pondrá en valor a las colles que respeten y no interpreten músicas que no son propias de la histórica tradición ‘castellera’.

 

Esperamos que este concurso sirva para dar un nuevo impulso de motivación al trabajo que se hace desde las ‘colles castelleres’ con el mundo de las ‘gralles’ y los ‘timbals’ y que cada vez se dignifiquen más estos instrumentos con sus músicas al igual que ocurre con los ‘castells’.

creativat.com